Limpieza y desinfección de equipos de ordeño y tanques de enfriamiento

Limpieza y desinfección de equipos de ordeño y tanques de enfriamiento

Introducción

Uno de los pilares básicos para la producción de leche de buena calidad, es la adecuada limpieza y desinfección de los equipos de ordeño y tanques de enfriamiento. Es una medida básica, pero todavía no se vuelve rutina en el manejo por parte de los productores de leche. Por eso es necesario que los conceptos básicos, procedimientos y principales métodos de limpieza y desinfección sean entendidos con la finalidad de garantizar una producción de leche de calidad superior.

Diseño de los equipos y eficiencia de la limpieza

Los equipos de ordeño pueden variar en cuanto al diseño y configuraciones. Los sistemas con tubería de leche usan la limpieza CIP (clean in place), que no es otra cosa que la limpieza por circulación. En este caso, las soluciones de limpieza deben ser transportadas del tanque de limpieza hacia las demás partes del equipo de ordeño que entran en contacto con la leche.

Gran parte de los problemas de limpieza de los equipos de ordeño, se deben a instalaciones deficientes y salas de ordeño sin algún tipo de planificación. Se debe planificar sistemas de ordeño simples. Lo recomendado es no tener líneas de leche de gran tamaño y que estas tengan pocas enmendaduras y conexiones (Fig. 01).

Así mismo, deben tener un declive entre 0,5 a 2% en dirección a la unidad final para facilitar el escurrimiento de la leche y los residuos de limpieza. La distancia de la unidad final para la sala de leche debe ser mínima, para reducir el volumen de soluciones de limpieza, pérdidas de calor y dificultades de controlar la circulación de las soluciones.

La sala de ordeño debe ser planificada con la finalidad de facilitar la limpieza y drenaje de los residuos de limpieza. El buen drenaje, de una manera general, es fundamental para evitar que se queden los residuos y estos originen la multiplicación de microorganismos que llevan a la contaminación de la leche.

Tipos de suciedad y residuos

Existen dos grandes clases de suciedad, cuyas características son importantes para poder entender los requerimientos para realizar una buena limpieza. Estas son: Orgánicas e inorgánicas.

Orgánicas: Están compuestas por la grasa (Fig. 02), la proteína y la lactosa (azúcar) de leche. Estos se adhieren a las tuberías, dependiendo de la humedad, temperatura y tiempo de contacto. Por ello, deben ser retirados inmediatamente después de terminado el ordeño para evitar su adhesión, lo que dificultaría su retirada.

La remoción de la grasa depende de la temperatura del detergente, ya que temperaturas inferiores a 35°C hacen que la grasa se solidifique. Así mismo, el detergente debe tener una alcalinidad (pH) suficiente para romper los glóbulos de grasa y debe ser clorado para quebrar la proteína en moléculas menores y de esta manera facilitar la remoción.

Inorgánicas: Están compuestas por diversas sales minerales (calcio, magnesio, etc.), presentes en la leche y en el agua de limpieza. Estos minerales se precipitan y se adhieren a las diferentes partes de los equipos de ordeño, formando una película con los residuos orgánicos llamada piedra de leche. Parte de esta formación de piedra de leche esa consecuencia de la dureza del agua que se utiliza para el lavado de los equipos. Ya la remoción de la piedra de leche se hace con detergentes ácidos.

Agentes de limpieza

La limpieza y remoción efectiva de los residuos de leche de los equipos de ordeño, es obtenida por la combinación de la acción mecánica y química. La acción química es dependiente del tipo de detergente y de la capacidad para convertir los residuos insolubles en solubles.

Los principales agentes de limpieza son los detergentes alcalinos y los ácidos.

• Alcalinos: Presentan sustancias alcalinas, capaces de remover los compuestos orgánicos. Los principales ingredientes son álcalis, fosfatos, humectantes, agentes quelantes y secuestradores.

• Ácidos: Presentan ácidos orgánicos, inorgánicos o en combinación. Su acción principal es remover los factores inorgánicos, es decir la piedra de leche.

• Desinfectantes: Los más utilizados son a base de cloro, iodo y amonio cuaternario. Ayudan a reducir la contaminación bacteriana entre los ordeños. Por eso se recomienda utilizarlos inmediatamente antes de iniciar el ordeño, reduciendo la presencia de microorganismos que se multiplican en los residuos de leche, que no llegaron a ser removidos por la limpieza.

Factores críticos de la acción de los detergentes

Concentración: Depende de la recomendación del fabricante. Bajas concentraciones conllevan a una limpieza inadecuada y el exceso causa corrosiones, reduce la eficiencia y aumenta el costo.

Temperatura: Depende del fabricante. Bajas temperaturas disminuyen la acción del detergente. Sin embargo temperaturas muy elevadas degradan y volatilizan ciertos componentes del mismo.

Tiempo de contacto: Es necesario un tiempo mínimo para que se remuevan los residuos. Cada ciclo debe durar entre 5 y 10 minutos.

Limpieza manual: Para sistemas de ordeño simples, normalmente son desarmados los componentes y lavados manualmente. Así mismo, algunos componentes de los equipos sofisticados necesitan ser desmontados para la limpieza manual.

En sistemas de ordeño con línea de leche de diámetro mayor o igual a 60 milímetros, se recomienda la instalación de un inyector de aire, con la finalidad de crear un flujo lento para que la solución de limpieza entre en contacto con toda la superficie de la línea de leche.

Agua: Es el principal constituyente de los detergentes. Tiene que ser de buena calidad. La presencia de minerales (calcio, magnesio) y otros constituyentes afecta la eficacia de los detergentes (los neutraliza). Por eso, es necesario ajustar la concentración del detergente en función de la dureza del agua. El agua debe presentar buena calidad microbiológica con ausencia de coliformes fecales. De preferencia debe ser agua potable. Se debe tener mucho cuidado en la captación de agua, evitar captar agua próxima a locales con acumulación de materia orgánica o con falta de tratamientos preliminares como filtración y cloración.

Principales sistemas de limpieza

El tipo de limpieza depende de diferentes factores como costo, disponibilidad de recursos y la capacitación técnica de los encargados. La limpieza puede ser manual o automática inclusive con inyectores de aire.

Limpieza por circulación (CIP)

• Tiempo: Se recomienda la circulación por aproximadamente 10 minutos. Una duración mayor implica una disminución de la temperatura de la solución, por consiguiente, la adhesión nuevamente de los residuos. Por el contrario, periodos menores serán insuficientes para que el detergente alcalino actúe. Para el detergente ácido y para la desinfección se recomendarán 05 minutos.

• Temperatura: Para el enjuague inicial se recomienda una temperatura entre 35 a 55°C. Durante el ciclo con el detergente alcalino la temperatura inicial debe ser 70°C aprox. Y al final del ciclo 40°C. Temperatura superior a 77°C disipa el cloro del detergente y causa desnaturalización y adherencia de las superficies. El detergente ácido se debe usar con temperaturas que oscilan entre 35 y 43°C. Temperatura superior a 60°C causa evaporación del detergente y formación de depósitos minerales.

• Volumen: Consultar a la empresa fabricante del equipo de ordeño. Un volumen insuficiente dificulta la limpieza, pues la solución de detergente no entra en contacto con todas las partes del equipo y superficies. Se recomienda entre el 30 – 50% de la capacidad interna de la tubería y unidad final.

• Concentración: Seguir las recomendaciones del fabricante. En lugares donde existe agua dura se recomienda ajustar las dosis. Después de la dilución el detergente alcalino debe presentar pH mínimo de 10 a 11.5 y debe presentar entre 75 a 200 ppm de cloro. Referente a la desinfección la solución debe tener 100 ppm de cloro activo después de la dilución.

• Velocidad y turbulencia: Debe ser adecuada, se puede utilizar inyectores de aire (dependiendo del equipo de ordeño) en determinados intervalos de tiempo. Esto ayuda a la remoción de residuos (Fig. 03).

• Drenaje adecuado: Las tuberías de leche y limpieza deben tener un desnivel adecuado para facilitar la evacuación y evitar que los residuos se depositen.

Ciclos de limpieza

1ro Enjuague inicial: Utilizar agua tibia (38 – 55°C) para remover los residuos de leche y calentar las tuberías para los siguientes ciclos. Temperaturas por debajo de lo recomendado originan solidificación de la grasa. Se recomienda no recircular el agua de este enjuague.

2do Limpieza con detergente alcalino clorado: Utilizar agua caliente (43 a 70°C) para remover la grasa y proteína de la leche. La alcalinidad de la solución para circulación de ordeñadoras es de 250 a 500 ppm (expresado como Na2O) y para tanques 400 ppm. El contenido de compuestos clorados varía de 75 a 200 ppm de hipoclorito de sodio para equipos de ordeño y 100 a 200 ppm para tanques.

3ro Limpieza con detergente ácido: Utilizar agua tibia (35 y 43°C) para remover los depósitos minerales de la leche y del agua. La frecuencia de uso dependerá de la duración del agua (2 veces por semana promedio). Debe presentar un pH de 3,5 para tener una acción efectiva.

4to Desinfección: Es una etapa importante de la limpieza para reducir la contaminación bacteriana. Se aplica por circulación después de las etapas de limpieza, para eliminar los microorganismos que sobrevivieron y pueden multiplicarse. Los compuestos a base de cloro son los más utilizados. La solución debe presentar 100 a 200 ppm de cloro disponible.

Limpieza y desinfección de sistemas simples de ordeño

Algunos sistemas tienen limpieza automática promoviendo la circulación de las soluciones de limpieza en el interior de la unidad de ordeño.

1ro Enjuague: Terminado el ordeño, enjuagar cada unidad de ordeño con agua tibia (38 – 43°C) pasando el agua a través de la pezonera con la unidad en funcionamiento. Después del enjuague, apagar el vacío y enjuagar las demás superficies.

2do Limpieza con detergente alcalino: Desarmar todos los componentes que entran en contacto con la leche y sumergirlos en el agua con detergente a temperatura entre 52 y 54°C. Con las escobillas apropiadas, refregar todos los componentes para remover los residuos. 

3ro Limpieza con detergente ácido: Se recomienda la limpieza periódicamente como se explicó en el sistema CIP.

Antes del ordeño, se recomienda pasar una solución desinfectante como el procedimiento de enjuague.

Limpieza del tanque de enfriamiento

Al igual que el equipo de ordeño, el tanque de enfriamiento debe ser lavado y desinfectado, ya que también ahí se acumulan los residuos de leche. La limpieza puede ser hecha manualmente o por circulación (CIP). A continuación se describe la limpieza manual (Fig. 04).

1ro Enjuague: Después de ser despachada la leche, enjuagar inmediatamente las superficies internas con agua tibia (38- 43°C).

2do Limpieza con detergente: preparar entre 5 – 10 litros de solución de detergente alcalino clorado a 49-54°C y refregar con una escobilla todas las paredes internas sin olvidarse del agitador. Desarmar la válvula inferior y refregarla. De la misma forma se puede utilizar detergente ácido para evitar la piedra de leche.

3ro Enjuague y desinfección: Antes de utilizar nuevamente el tanque, se recomienda desinfectar con una solución a base de cloro y drenar completamente todo el contenido del desinfectante, para evitar que la leche salga positiva a la presencia de inhibidores.

Problemas más comunes observados en la limpieza de los equipos de ordeño:

• Volúmenes insuficientes de agua para el sistema de lavado.

• Uso de temperaturas inadecuadas.

• Utilización de dosis inadecuada de los detergentes.

• Velocidad o turbulencia inadecuada. Monitoreo de la limpieza del equipo de ordeño.

• Análisis de las características del agua y soluciones de limpieza (pH, dureza, alcalinidad, concentración de cloro, temperatura).

• Inspección visual del equipo (depósitos de residuos de leche).

• Evaluación microbiológica por el método de Conteo Total de Bacterias.

Conteos elevados indican fallas en la limpieza del equipo o del tanque, enfriamiento inadecuado de la leche, manejo inadecuado del ordeño y presencia de agentes causadores de mastitis.

Fuente: http://www.actualidadganadera.com/articulos/limpieza-equipos-ordenos.html

Tags: , , ,